¡LQTP!

La semana de los famosos:2 de Octubre

By  | 
Ya ha pasado un año desde la boda de George Clooney y Amal. El actor afirma que a menudo se siente como un idiota cuando habla con su mujer. Y es que, si no fuera por el matrimonio, cómo iban a saber los hombres que tienen defectos. Por suerte, para George esto debe ocurrir muy pocas veces, dada la ocupada agenda social de ambos. Y es que las celebrities tienen cada vez menos tiempo. De hecho, fueron las famosas las que pusieron de moda el pijama como prenda para los eventos sociales. Así de paso, si caen rendidas al llegar a casa, no tienen que cambiarse de ropa. Selena Gomez lucio uno esta semana y Amal Clooney, parecía llevar otro camisón debajo de ese abrigo rojo. Cualquier look mejor que éste de Miley Cyrus… que se empeña en dar siempre algo de que hablar.
En lugar de protagonizar la saga Bourne, Matt Damon debía haber actuado en Misión Imposible, porque cada vez que habla se autodestruye. Después de tener que pedir disculpas por un comentario que podría interpretarse como racista, esta semana el actor vuelve a tener que explicarse. Y es que el Damon comentó en una entrevista que Hollywood es más duro con los actores gays y que por eso es mejor que mantengan su sexualidad en secreto. Lo cual produjo la furia en las redes sociales, que criticaban al actor por sugerir que los homosexuales deben quedarse dentro del armario. En un programa de televisión Matt aclaró que se refería a que “los actores en general deben mantener el misterio, sea cual sea su preferencia sexual.”
Eso sí, el mes pasado cuando hablaba de su esposa, la argentina Luciana Barroso y de lo maravillosos que han sido los últimos 10 años a su lado, no dejó ningún misterio por revelar.
En fin, terminamos con la ganga de la semana, si quieren camisetas bonitas, baratas, y a buen precio, no sigan el consejo de Gwyneth Paltrow.
La actriz muestra en su blog sus 11 camisetas favoritas, y nos anima a comprarlas todas… Además, sugiere en su página que, como son tan maravillosas compremos, no 1 sino 17. Y al precio de ésta $350 cada una, te gastarías la módica suma de $6,000 dólares más impuestos… Hay que aclarar que las camisetas no son de hilo de oro, ni tienen piedras preciosas bordadas.
Nos lo vamos a pensar, pero ahora, nos despedimos, hasta la semana que viene.